lunes, diciembre 31, 2007

La Verdadera Identidad de Catalunya

El Nacionalismo catalán es excluyente.

Es una frase que puede sonar fuerte, acostumbrados como estamos los catalanes a su discurso diario, pero es una realidad incontestable. Y es excluyente, no tanto por ser "nacionalismo" sino porque es un nacionalismo "identitario", que basa su discurso en una identidad que no todos los catalanes compartimos. En cuanto hace esto excluye al resto de las identidades, nos excluye a los "charnegos".

Para que el nacionalismo catalán fuese de verdad "integrador", como dice ser, tendría primero que integrar en su interior
-de verdad- las identidades de Catalunya, tal y como estas son y no con ese paso previo que se exige de la "catalanización" o "integración". Catalanizar para ellos es ser catalán a la manera de ellos y no a la propia del charnego, que ya somos completamente catalanes y no nos queda nada por "catalanizar".

Nuestra identidad es tan catalana como la que más. El nacionalismo catalán no la reconoce. Eso no es "integración" sino "exclusión". El nacionalismo catalán es un nacionalismo selectivo y esencialista, no proclama un amor a la "Patria" entendida como un todo sino sólo a aquellas cosas que para él constituyen las "esencias". La decisión de "qué es esencialmente catalán y qué no lo es" naturalmente es arbitraria y está en manos de sus teóricos. Estos trabajan para el poder establecido.

El típico error del "no-nacionalista" (o del catalán castellano-parlante) es decir que la identidad no es importante, que los discursos identitarios son distracciones de los asuntos de verdad importantes.

La identidad sí es importante, en especial cuando es utilizada como principio de exclusión. Pero deberíamos de diferenciar dos cosas. La Identidad importante (podríamos decir en realidad la única de verdad existente) es la identidad personal, la tuya, la mía, la de nuestros amigos o familiares.

La identidad que no importa, o importa en cuanto se utiliza con fines perniciosos, es la "Identidad colectiva" que se dibuja al gusto de su creador. Esta identidad es una abstracción, ya que propiamente ningún país tiene "una identidad", sino las millones de identidades propias de sus habitantes.

Que la "Identidad colectiva" consiste en una falacia con fines excluyentes se ve claro cuando uno compara la "Identidad colectiva" dibujada por el nacionalismo con la realidad efectiva, con la "identidad" observable. Si Catalunya tiene identidad la conformamos todos, también los "charnegos", aunque se intente dejarnos fuera.

jueves, diciembre 20, 2007

Incapacidad para entender la complejidad social.

Hay gentes para las que no pensar en términos de "Nación" parece un imposible.
Se puede (y se debe) defender el reconocimiento del catalanoparlante (o del castellanoparlante) por las instituciones, no estamos hablando de Naciones y esa defensa no es, necesariamente, nacionalismo.

Nacionalismo es cuando esa defensa se transforma en un intento de homogeneizar a todo un territorio, es decir cuando se afirman barbaridades tan comunes y aceptadas como son "la lengua propia de Catalunya es el catalán". A partir de ahí ya hemos quedado excluidos la mitad de la población, en cuanto catalanes. A partir de ahí, para ser "propio" hemos de cambiar, cambiar nosotros en lugar de cambiar la definición inapropiada de Catalunya.


Lo de la "Nación" es un invento reciente.
Toda persona tiene identidad, pero no toda persona tiene Nación (ni es capaz de entender este concepto), -que le pregunten a un aborigen del Amazonas qué es una Nación- .


El nacionalismo es poner el carro delante del caballo. Es definir primero el todo, para luego hacer meter con calzador nuestra definición a las partes, en lugar mirar las partes y a partir de ahí buscar si nuestra definición se ajusta o no.


El nacionalismo, en el fondo, no es más que simplismo mental, es la incapacidad de comprender la complejidad de las sociedades humanas.

lunes, diciembre 17, 2007

La Pluralidad parcial.

A propósito de las reacciones que ha creado la denuncia hecha por Joan Ferran (PSC) sobre la "costra nacionalista" en Tv3 y Catalunya Ràdio. Es extraordinario que la mayoría de las quejas no nieguen el hecho (por otra parte sería inútil, como lo es siempre negar la evidencia) sino que se dirijan a justificarlo, a integrarlo en la "normalidad".

Una vez más se pone de manifiesto la paranoia nacionalista, tan ajena a la realidad, que es capaz de hacer pasar por buena las contradicciones más delirantes. Así la llamada de Ferran a la pluralidad es percibida como una intromisión intolerable, un ataque contra la libertad de expresión.

Lo expresaré de la forma más simple que me es posible, a ver si eso les ayuda a verlo un poco más claro:


· Perspectiva exclusivamente nacionalista: Parcialidad.

· Perspectiva tanto de nacionalistas como de quien no lo son: Imparcialidad, Pluralidad.


Otros han objetado el consabido tópico de que la "objetividad es imposible" que siempre se informa desde una "cosmovisión". Bueno, - pero aún dejando de lado que una cosa es que siempre se informe desde una perspectiva y otra que esta no pueda ser más o menos neutra y más o menos imparcial - lo que es precisamente se dice es que la perspectiva y cosmovisión no sean la única perspectiva. Pueden haber tantas perspectivas como comunicadores, y el caso es que sólo hay una y dictada. Pueden haber tantas como sensibilidades hay en la sociedad real. De eso estamos hablando.

Pero en estos medios se permite la pluralidad y la divergencia, pero siempre partiendo de la perspectiva conformada por la "costra".

martes, diciembre 11, 2007

El nacionalismo genera nacionalismo.

El viejo españolismo que ignoraba la pluralidad de España fue una gran fábrica de nacionalistas periféricos.

Hoy día el resurgir de los nacionalismos periféricos está haciendo aparecer un renovado nacionalismo español, que aunque nunca llegó a desaparecer, a partir de la Transición estaba acomplejado y “arrugado”.

Contraponer -al ataque que significa contra la
identidad individual- un nacionalismo de signo inverso, es reafirmar la injusticia.

No es necesario un nacionalismo para defender la propia identidad, sólo es necesario reclamar
justicia e igualdad.

Responder al nacionalismo con más nacionalismo es entrar en un bucle sin fin, del que no saldremos nunca.


Ante el nacionalismo, cualquier nacionalismo, la mejor respuesta es el ANTI-NACIONALISMO

miércoles, diciembre 05, 2007

Plataforma pel dret a decidir

También nosotros somos catalanes y decimos Basta. Tenemos derecho a decidir/existir en nuestros medios públicos de comunicación.

Basta de ingeniería social.
Basta de manipulación de la realidad.
Basta de ignorar nuestra cultura.
Basta de silencios.
Tv3, Catalunya Radio, CCMA, tenéis que reflejar la realidad de Catalunya, no crearla.

Catalunya/Cataluña ya existe.

¿Por qué nosotros no decidimos?

martes, diciembre 04, 2007

Grietas en la construcción mediática de la realidad.

El diputado socialista Joan Ferran:

"La fuerte inercia del cuarto de siglo que gobernó Jordi Pujol. Los nacionalistas crearon las emisoras y las dirigieron durante muchísimos años con el objetivo no de informar a los catalanes, sino de construir la patria. Una patria nacionalista, por supuesto. Pero en Catalunya no todo el mundo es nacionalista. Queremos una televisión y una radio públicas en catalán, nacionales, pero no nacionalistas. Que sirvan a todos los catalanes y se abstengan de hacer proselitismo soberanista y de construir patrias."

"Respeto profundamente la libertad de los profesionales de Catalunya Ràdio y de TV-3, pero algunos aún se ven arrastrados por la inercia de tantos años de pujolismo, por una visión sesgada del país. Hay inercias, grupos y sistemas de trabajo enquistados desde hace muchos años. Hay que arrancar la costra nacionalista de las emisoras. Lo mejor sería comenzar de nuevo, hacer tabla rasa del pasado; un
reset, que se dice ahora. Las cargas sentimentales o ideológicas deben quedar para las secciones de opinión."

"Hay algunos gurús mediáticos al frente de programas de máxima audiencia que no informan; editorializan. Confunden sistemáticamente información y opinión; su opinión. Usan las emisoras a su antojo, como si fueran su púlpito particular, lanzan soflamas, llaman a la gente a manifestarse contra esto o lo otro. Cuando un director de programa pronuncia arengas como las que se oyen a primera hora de la mañana en Catalunya Ràdio disfrazadas de información confunde a sus oyentes, que creen que lo que reciben es información. En una emisora pagada con el dinero de todos los ciudadanos, los que son nacionalistas y los que no lo son, esto es intolerable, por más que el locutor sea una estrella del star system engordado en el último cuarto de siglo. No veto la opinión, pero esta debe estar claramente diferenciada de la información e ir contrapesada con opiniones de signo diverso."

"En las emisoras de la Generalitat no existe España. La palabra España, un concepto real, vigente y que todo el mundo entiende, es excluida y sustituida siempre por Estado o cualquier eufemismo o elipsis. Las emisoras públicas no pueden reducir su lenguaje al de la cosmovisión nacionalista. Deben emplear el lenguaje útil de los ciudadanos, de todos los ciudadanos. Eso por no hablar del mapa del tiempo, en el que es sencillo saber si lloverá en Alicante, lo que encuentro perfecto, pero difícil saber si lucirá el sol en Fraga, a 30 kilómetros de Lleida, o en Madrid, a una hora de vuelo de Barcelona. ¿Y las tertulias? Es inaceptable que en una mesa de cinco tertulianos, tres o cuatro sean soberanistas. Es un reduccionismo endogámico intolerable. El país es mucho más que eso. TV-3 no puede ser como la televisión de Flandes, dirigida exclusivamente a los flamencos."

Más claro, imposible. Lo evidente acaba por aparecer por algún sitio.

Fuente: El Periódico

miércoles, noviembre 28, 2007

Estat Català y las "Browning"

El lunes comentaba el famoso artículo de Daniel Cardona "La Invasió Castellana" aquel en que recomendaba llevar "una browning a cada butxaca" como solución al problema de los castellano-parlantes en Catalunya.

Hoy me encuentro que la famosa frase figura a modo de lema en la página web de uno de los partidos en que quedó escindido el "Estat Català" de Macià.

Están muy orgullosos de ello.


Qué pena.



Fuente: Estat Català

martes, noviembre 27, 2007

Igualdad para todos

No tiene "Los Paseos de Meteko" la función de denunciar los abusos cometidos contra catalano-parlantes. Para eso en Catalunya hay un millón de voces, todos los medios de comunicación se hacen eco de la más mínima anécdota y nos la repiten mil veces.

Sin embargo me parece inadmisible, un atentado contra la igualdad y la libertad, el conocido hecho de no haber permitido la expresión en catalán a los acusados de quemar las fotos del Rey.

Es algo ante lo que no puedo callar, y quiero sumarme aquí a su denuncia.
Mi solidaridad con los acusados y mi más absoluta reprobación de esta injusticia.

Sólo espero que se tomen las medidas oportunas para que estas circunstancias no se vuelvan a repetir.

http://www.elpais.com/articulo/espana/juez/defiende/imposicion/castellano/juicio/elpepunac/20071127elpepinac_17/Tes

lunes, noviembre 26, 2007

El síndrome Cardona

Cuando el castellano provoca urticaria.


Hay cosas que vienen de lejos. Entre nuestros bisabuelos, a principios del siglo XX, ya había para quién los castellano-parlantes ensuciaban la uniformidad de la patria. La diversidad está muy bien, pero en la casa de cada uno. En la calle, todos igualitos, con la barretina bien calada, no se vaya a desentonar.

Para algunos el castellano manchaba ya entonces, igual que ahora. Para aquellos que piensan que amar a la patria significa preferir oir un “vés-te a la merda!” que un “buenos días”. Para aquellos que molesta que los niños hablen en castellano en el patio.

De este género son los fragmentos que transcribo de un conocido artículo de Daniel Cardona (fundador junto a Francesc Macià de “Estat Català”). Paradigma máximo de esa fobia a escuchar frases en castellano, lo que podríamos llamar "Síndrome Cardona"

Escrito en los años 20 es plenamente actual. De aquí a trescientos años aún habrá quién se indignará porque las “porteras” le saluden en castellano.

¿Cuántos siglos, cuántas generaciones, harán falta para que los castellano-parlantes seamos reconocidos como plenamente catalanes sin necesidad de renunciar a nuestra cultura?
(en una Catalunya que nadie vivo hoy ha conocido como monolingüe).

¿Por qué nacemos unos catalanes menos catalanes que otros?

“(…) Tot just ens llevem, que ja tenim l’enemic davant nostre. D’ell és el primer Déu-vos-guard. Pugem al tramvia i el cobrador castellà ens demana l’import. Vora nostre oïu el castellà més cerrao, talment fóssim al barri madrileny de Lavapiés. Són uns cavallers castellans que després que us han empès un xic violentment us diuen: «Tendrá usted la bondad...» (…)

Anem a cal cirabotes, i és castellà; anem a cal barber, i ens parla castellà. Les barberies barcelonines són uns focus d’espanyolisme. (…)
Hom, és clar, segueix la conversa en llengua catalana. Però la persistència crida l’atenció del dependent, qui, ja llest i espolsant el drap us, diu:

-¿Usted no es de Barcelona, verdad? Se le conoce, porque habla un catalán muy hosco.” (…)

Anem al banc, i altra vegada el castellà. Castellà l’ordenança, castellà el cap de la secció corresponent. Anem per una adreça i la portera és castellana. El noranta per cent de les porteries de la capitalitat catalana són regides per castellans. (…)

No parlem del Banc d’Espanya, no parlem de l’Administració de Correus, no parlem de les grosses companyies instal·lades a la ciutat o fora d’ella: «Energia Eléctrica de Cataluña», «Ferrocarriles de Cataluña», les oficines de les quals són ocupades un vuitanta per cent per gent forastera.


Igualment en castellà parlen les institucions de monges que es dediquen a la vetlla de malalts en hospitals i clíniques particulars. Trobaríem excepcions escassíssimes. En castellà es treuen els certificats de defunció i d’òbit en la majoria de les parròquies de Barcelona. (…)


En castellà típic es parla en els cabarets i music-halls de diversa graduació i classe. El music-hall és una bateria que bat contínuament les hosts catalanes. Allí, la doble i fonda tasca de desnacionalització. El Paral·lel castellà ha occit més joventut catalana que les terres rifenyes plegades. Observeu el públic concorrent i veureu allí l’hereu que s’ha allunyat de la masia que l’ha vist néixer i ha deixat els arreus de la terra abandonats. La verdor dels pins i donar el pit al vent que bufa per la serralada, és poca cosa per a ell. Allí a un li diuen Príncipe i bien mío i cases dolces en castellà.

(…) Què més espoliació directa que aquesta mutilació constant de l’ànima dels catalans?

No ens té sotmesos Espanya en una guerra constant i deliberada? No perdem nosaltres, catalans, cada dia que s’aixeca el sol, una host occida per l’enemic? Quan acabarem amb aquesta allau invasora de catedràtics, de mestres, d’oficials, de capellans, de tanguistes i bailaoras?”

El remate final, Cardona tiene una solución fácil para conseguir una “Catalunya Catalana”

(Nota, una “browning”, como supondréis, es una pistola semi-automática de la época)



“La causa de Catalunya no demana ara polítics. La causa de Catalunya vol una browning a cada butxaca per fer respectar el nostre dret i la nostra dignitat de catalans ofesos per una submissió vergonyosa. I llavors –enèrgics, contundents–, serem «nosaltres» al tramvia, a l’estanc, a la barberia espanyola, a l’església que desnacionalitza, al «cabaret» on la raça hi perd virilitat, a l’aula on esdevenim esclaus!”


Texto completo de Daniel Cardona.



Relacionadas:

Intégrense en la Catalunya donde nacieron.

Responsables de la Desaparición del Catalán

La anulación de la diversidad


martes, noviembre 20, 2007

Ambigüedades

Es revelador el resultado que se deriva de comparar lo que han dibujado como mapa de las lenguas con lo que llaman mapa de los pueblos.
Primero nos revela la cantidad de criterios diferentes que sirven para delimitar un "pueblo", "etnia" o una "minoría". Si utilizásemos un sólo criterio el mapa variaría considerablemente.
Si utilizásemos el de la lengua, (que ese y no otro, debe ser el que se ha usado para unir Catalunya y Valencia en un sólo pueblo, pues un criterio, por ejemplo, histórico tendría que haber incluido en el "pack" también a Aragón) el mapa debería coincidir al 100% con el mapa de lenguas.

Curioso que cuando se pasa del mapa de lenguas al de pueblos, las franjas que indican la convivencia de dos culturas, desaparecen, se diría que en Catalunya minorías sólo las hay de un tipo. Que el ser "pueblo" a un territorio le viene dado por unos ciudadanos y por otros no.

Me divierte este placer que sienten los nacionalistas por los mapas, es la forma que tienen de ver plasmadas sus quimeras.

Mapa de los "Pueblos" de Europa



Es revelador el resultado que se deriva de comparar lo que han dibujado como mapa de las lenguas con lo que llaman mapa de los pueblos.

Primero nos revela la cantidad de criterios diferentes que sirven para delimitar un "pueblo", "etnia" o una "minoría". Si utilizásemos un sólo criterio el mapa variaría considerablemente.
Si utilizásemos el de la lengua, (que ese y no otro, debe ser el que se ha usado para unir Catalunya y Valencia en un sólo pueblo, pues un criterio, por ejemplo, histórico tendría que haber incluido en el "pack" también a Aragón) el mapa debería coincidir al 100% con el mapa de lenguas.

Curioso que cuando se pasa del mapa de lenguas al de pueblos, las franjas que indican la convivencia de dos culturas, desaparecen, se diría que en Catalunya minorías sólo las hay de un tipo. Que el ser "pueblo" a un territorio le viene dado por unos ciudadanos y por otros no.

Me divierte este placer que sienten los nacionalistas por los mapas, es la forma que tienen de ver plasmadas sus quimeras.

Mapa de las Lenguas de Europa

lunes, noviembre 19, 2007

Extirpar la estupidez


El señor K. no consideraba necesario vivir en un país determinado. Decía:

-En cualquier parte puedo morirme de hambre.

Pero un día en que pasaba por una ciudad ocupada por el enemigo del país en que vivía, se topó con un oficial del enemigo, que le obligó a bajar de la acera. Tras hacer lo que se le ordenaba, el señor K. se dio cuenta de que estaba furioso con aquel hombre, y no sólo con aquel hombre, sino que lo estaba mucho más con el país al que pertenecía aquel hombre, hasta el punto que deseaba que un terremoto lo borrase de las superficie de la tierra.

"
¿Por qué razón -se preguntó el señor K.- me convertí por un instante en un nacionalista? Porque me topé con un nacionalista. Por eso es preciso extirpar la estupidez, pues vuelve estúpidos a quienes se cruzan con ella."

"Historias del señor Keuner"
Bertold Brecht


martes, noviembre 13, 2007

Los Siete Hermanos

Un Cuento con Moraleja

A la muerte del autoritario padre, los siete hermanos reorganizaron sus vidas. Ya no tenían que obedecer las injustas imposiciones de aquel viejo despiadado, que aún siendo paternalista con ellos, nunca tuvo en cuenta sus opiniones, e incluso demostró dosis de gran crueldad.

Los hermanos (cuatro chicos y tres chicas) compartían las faenas y tomaban sus decisiones democráticamente. Cuando se encontraban ante un dilema, el hermano mayor los reunía en casa, formulaba una pregunta y los hermanos contestaban con voto secreto, escribiendo un Sí o un No sobre unas papeletas.

Así eran más o menos felices.

Aquel día los hermanos tenían una gran tarta de postre. El hermano mayor les reunió para formular una nueva pregunta, dijo que antiguamente en la familia el postre estaba sólo reservado para los chicos, pero no para las chicas. Era una tradición que siempre se respetó, pero de todas formas, sometería la cuestión a referendum.

Ganaron los chicos por cuatro votos a tres.

Desde entonces las chicas nunca más volvieron a tomar postre.

MORALEJA: ….¿Cuál es la moraleja?

Una pequeña ayuda.

lunes, noviembre 12, 2007

La no-resistencia a la tiranía

"Con la resistencia a la no-tiranía se pretende suplir la no-resistencia a la tiranía" [Odo Marquard].
Dictamen, por cierto, que también puede aplicarse a esa parte de nuestra izquierda que se acomoda prudentemente al fascismo batasunero pero no renuncia al heroísmo de imponerse a título póstumo sobre el franquismo.


Fernando Savater en

"La ironía escéptica de Odo Marquard"
(Babelia 10 de Noviembre de 2007)

viernes, noviembre 09, 2007

Los Responsables de la Desaparición del Catalán

¿El catalán en peligro?

Nunca, en toda su historia, este idioma ha tenido tantos hablantes como hoy.
Se puede decir que estamos en la edad de oro de la Lengua Catalana.

Los que hablamos castellano hoy no somos catalano-parlantes que dejamos un día de hablarlo por imposición.
La imposición del pasado no ha hecho que ningún catalano-parlante deje de serlo... sin embargo muchos hijos de castellano-parlantes están dejando de serlo. Es una cuestión de ellos, los padres son libres de educar a sus hijos en la lengua que deseen, pero no deja de ser un síntoma que deberían tener en cuenta aquellos que afirman que la lengua minimizada en Catalunya es la catalana.

Lo que no se puede hacer es señalar a los que tenemos otra cultura (la charnega) como responsables de la conservación del catalán por no abdicar de nuestra cultura.
El castellano es nuestra lengua y es igual de importante que cualquier otra. No tenemos porqué renegar de ella y si lo hacemos ha de ser por decisión propia, individual de cada uno.

Hemos nacido catalanes y no conocemos otra cosa, (nadie hoy vivo ha conocido una Catalunya monolingüe) nuestra lengua, el castellano, ya es de aquí, igual de catalana, se acepte o no.

Lo que subyace a las dudas que se plantean al respecto es que los castellano-parlantes, mientras no renunciemos a nuestra cultura y nuestra identidad no somos "plenamente catalanes" por más que llevemos 4 o 5 generaciones ya aquí, en Catalunya.

Es hora de superar esta fobia a la diversidad.
Es hora de la IGUALDAD.

martes, octubre 30, 2007

¿Discriminación positiva o Discriminación a secas?

Yo ya he hecho notar que la discriminación positiva sólo está justificada para conseguir igualdad de trato de los ciudadanos de diferentes lenguas.
El català ha de ser protegido y fomentado, claro, pero sin marginar a los castellano-parlantes. Ha de ser protegido y fomentado en aquellos aspectos en que está en inferioridad (que son todavía muchos) y sólo hasta lograr un nivel de igualdad con el castellano. Todo lo demás es "discriminación" a secas.

Es Curioso que algunas veces cuando señalo alguna injusticia contra los catalanes castellano-parlantes (alguna de estas discriminaciones a secas), me dicen que si no hubiese esa discriminación tan fuerte en favor de la llengua catalana por parte de las instituciones el català hubiese desaparecido. Se justifica la injusticia en la pervivencia de la "lengua".

Pero la realidad de como funcionan las lenguas es muy diferente. En Catalunya, a pesar de 40 años de franquismo, discriminatorio contra el catalán practicamente no se conocen familias catalano-parlantes que hayan dejado de serlo. En cambio si sucede a la inversa, muchas personas con padres o abuelos castellano-parlantes han pasado a tener el català como lengua de identificación personal.

La estadística (de la propia Generalitat) es demoledora. Precisamente la zona en que más olvidado está el català por las instituciones, donde menos medidas "normalizadoras" se han promovido, La Franja es precisamente donde el català goza de más conocimiento con diferencia. Un 89% lo hablan y lo entiende un 98%.

Las medidas protectoras de las instituciones han de estar destinadas a garantizar el derecho y el reconocimiento de los hablantes de las lenguas. La supervivencia de la lengua (La nº 88 de las 6.800 habladas en el mundo) no es más que una burda excusa para continuar con la discriminación hacia la segunda cultura de Catalunya.

Más claro el agua.



Percentatge de coneixements de català a tots els territoris de parla catalana

L’entén

El sap parlar

El sap llegir

El sap escriure

Catalunya (1)

97,4%

84,7%

90,5%

62,3%

Illes Balears (2)
93,1%
74,6%

79,6%

46,9%
Catalunya Nord (3)
65,3%

37,1%

31,4%

10,6%
Andorra (4)
96,0%

78,9%

89,7%
61,1%
L’Alguer (5)
90,1%

61,3%

46,5%
13,6%

Comunitat Valenciana *(6)

75,9%

53,0%

47,3%

25,2%

La Franja d’Aragó (7)

98,5%

88,8%

72,9%

30,3%


Fuente: Gencat

viernes, octubre 26, 2007

Nacionalismo e Independentismo. Aclaración de Conceptos.


Hay quien confunde Nacionalismo con Independentismo. Naturalmente son dos conceptos distintos.
El Independentismo remite a una estructura administrativa, a una realidad juridico-política, mientras que el nacionalista puede ser independentista, como no serlo o como pertenecer a un país ya independiente.


Se puede ser Independentista y no ser Nacionalista. Como lo sería aquella persona que entendiese conveniente la independencia de un territorio por motivos prácticos, estructurales o económicos, sin ligar al territorio a una forma cultural o étnica concreta.

A la inversa, se puede ser Nacionalista sin ser Independentista. Catalunya es un ejemplo donde este tipo de nacionalismo es muy corriente. Se trata de revindicar unos rasgos culturales concretos dentro de una comunidad pero sintiéndose más o menos cómodo en la estructura Estatal en la que dicha comunidad está administrativamente insertada.


Por lo mismo tampoco se puede identificar nacionalismo con la reivindicación de la administración de los propios recursos, uno puede pensar que ciertos recursos se administran mejor desde la proximidad sin tener adscripción nacionalista alguna, igual que uno puede ser nacionalista y pensar que hay recursos que no deben ser transferidos o que son administrados mejor desde entes supra-nacionales.



Pero si nacionalismo e independentismo no remitiesen a ideas diferentes no se podría ser, en rigor, nacionalista de un país ya independiente. La realidad evidencia que esto no es así. Hay políticas hechas desde Estados soberanos plenamente nacionalistas. Ideologías políticas han tenido como su tronco central el nacionalismo, como es el caso de los fascismos europeos del primer tercio del siglo XX. De hecho los nacionalistas de entes infra-estatales con frecuencia se han auto-justificado afirmando que eran una respuesta defensiva a un nacionalismo que se les imponía diferente al suyo.

Tampoco el nacionalismo tiene que ser necesariamente exaltación de una superioridad de ningún tipo sobre otros caracteres nacionales. (Aunque sea algo que se dé con frecuencia ni que sea de una forma más o menos velada). Lo que es el Nacionalismo es exaltación de unos rasgos propios, escogidos de una forma arbitraria, que se reivindican como los mejores, los adecuados o los esenciales para la propia comunidad. La no aceptación de uno de estos rasgos básicos conduce al disidente a ser tachado por el nacionalistas de traidor o anti-patriota.



Para el nacionalista los rasgos del carácter nacional están fuera de la discusión racional, son indiscutibles, y esto es lo que especialmente hace del nacionalismo una ideología perniciosa, están por encima de la propia libertad de elección de los ciudadanos que componen la comunidad. Son los adecuados para todos lo quieran o no los individuos concretos. El nacionalismo es por ello una ideología esencialmente anti-liberal, la libertad de los individuos está sometida a la Idea de Nación del nacionalista.


viernes, octubre 19, 2007

De Josep-Lluís a España

Josep-Lluís, Josep-Lluís...

Me sorprende en la tele, ahora afirma no ser nacionalista. ¿Qué es lo que tendrá el nacionalismo que incluso muchos nacionalistas empiezan ahora a disimular su condición? ¿Por qué se avergüenza ahora Carod de admitir lo que antes proclamaba ser con orgullo?

"Me llamo Josep Lluís y no José Luis, aquí y en la China. Usted no tiene derecho a modificar mi nombre. Si ustedes en 300 años no han aprendido a decir Josep Lluís, tienen un problema"

Pero no es tan fácil de esconder, Josep-Lluís ¿Cómo se reconoce a un nacionalista? Muy fácil...,
...por su juego con los pronombres, el nacionalista los transforma en plurales. Pero además estos pronombres no refieren a características o calidades, refieren a etnias.

...y es que sentirse personalmente atacado cuando eres representante político (Querido Carod, eres Vice-presidente de la Generalitat), olvidar esta representación y ofenderse individualmente nos muestra su soberbia, su incapacidad para de interponerse y recibir el golpe para que no les llegue a los catalanes, su prepotencia. Él es el insultado.

Y quién insulta no es ya “ella” sino “ustedes”. Escalofriante. Un ustedes de 300 años, ni más ni menos. Se trata de “España”, ahí es nada, hecha carne e insultándole a él;

"Si aún no han aprendido a decir Josep-Lluís es que tenemos un problema. ¿Cómo quieren que aceptemos a España, si España no acepta a los catalanes?"

Era tan fácil, Josep-Lluís, tener la elegancia de Duran i Lleida (del que no se habla ya, la elegancia no vende ni da audiencia) y haber dicho algo mucho más pedagógico, del tipo “no me llamo así, pero puede llamarme como quiera, no me importa. Pero piense cuando hable con cualquier otro ciudadano catalán que durante cuarenta años su nombre no pudo figurar en su DNI, y el catalán merece el mismo respeto que cualquier otra lengua. Por favor, no le ofenda”.

Pero Carod olvida que es un hombre público, y no tan sólo Josep-Lluís.
Carod olvida que esa señora vallisoletana no representa a nadie, que es ella, una mujer que seguramente no tiene ni la formación ni tuvo las oportunidades que tuvo Carod.
Es una mujer de la calle, no sólo mal educada, también intolerante.
Sin duda como muchas otras y otros, Carod tienes razón, hay muchos intolerantes en España y... en Catalunya ¿En Catalunya?

Tenga en cuenta que en las escuelas de Catalunya, el país en el que usted gobierna, es práctica muy frecuente que profesores llamen a Juan, Joan o a Pablo, Pau. Incluso a nivel administrativo el nombre del alumno se cambia muchas veces sin permiso y llegan notificaciones a los padres con los nuevos nombres.
Esto sucede en especial en pre-escolar, cuando el niño es, si cabe, más indefenso. Más que usted delante de aquellos nerviosos entrevistadores, Josep-Lluís.

Una forma de reconocer a un nacionalista

Es básico para el nacionalista crear distinciones etnicistas entre el “nosotros” y el “ellos”. Puedes ir de muy demócrata (y serlo formalmente) pero si ves la intolerancia en el “ellos” y eres incapaz de aceptar lo mismo en el “nosotros” es que algo chirría en esa mente.

“España ha fracasado como proyecto plural porque no quiere ser de otra forma”

“Han tenido ustedes tiempo de aprender... creo que son capaces de entender y dialogar...” este tipo de distingos son perniciosos teniendo la oportunidad, como tenía, de haberle reprochado directamente a la persona su comportamiento. En pedagogía 0, querido profesor.


"nacionalismo español con el que no vale la pena convivir...".
¿y con el catalán sí? ¿Qué hace al nuestro mejor que el de ellos?


Imaginemos que Carod fuese negro y entre el público surgiese un racista diciéndole; “sois inferiores” ¿Qué diríamos si contestase; . “¿Cómo quieren que aceptemos a los blancos, si los blancos no aceptan a los negros? Los blancos no queréis ser de otra forma”. ¿No le contestaríamos que él es igual de racista?




Soy catalán y yo también tengo unas pregunta para usted, Sr. Carod;

¿Por qué no pide la misma comprensión reconocimiento y defensa de la identidad de los castellano-parlantes catalanes en Catalunya que pide para los catalano-parlantes en España?
¿Nuestra cultura no es valiosa, es inferior, mancha?
¿España es plural pero Catalunya no? ¿O Catalunya sí es plural pero no debe serlo?

martes, octubre 16, 2007

Arden Banderas

La quema de banderas en lugar de estar prohibida debería estar subvencionada...

Una Bandera, si arde bien, no puede ser mala: La europea, la española, la senyera, la ikurriña, las de los ayuntamientos... ¡¡¡fuego con ellas!!!!

Eso sí...primero hay que quemar la bandera con la que uno más se identifique, lo que no vale es quemar primero la del adversario, que en eso ya somos expertos en este país.




lunes, octubre 15, 2007

Barómetro de "El Periódico"


No deja de ser curioso que sólo un 18% de catalanes se declare independentista y sean un 34% los dispuestos a votar a favor de la independencia, ¿Indica quizás esto una cierta "tibieza nacional" de unos ciudadanos que ante el planteamiento de dilemas se deja arrastrar ,los extremos?.
De ser así representaría un cierto caldo de campo ganado para el "anti-nacionalismo" por un lado, pero por otro el riesgo es el inverso, el de que se trata de un colectivo que es fácil de influir y llevar a posiciones claramente nacionalistas.

Fuente: El Periódico (Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública)

martes, octubre 09, 2007

Excusas uniformizadoras, Odio a la Diferencia

El nacionalista parte de unas premisas irracionales que nunca son expuestas al debate ni a la contrastación de la experiencia. Son premisas totalmente falsas y sin embargo se les da al pueblo como realidades incuestionables. Luego la discusión, alejada de estas premisas, se sitúa en cuestiones como “Quién es Nación”o a “la Nación X debe o no debe ser Estado”, etc...

El nacionalismo parte de que una lengua, una bandera, una cultura forman una Nación y a la inversa, un Nación está formada sólo por una única lengua, una única bandera, una única cultura... Las Naciones son además, según el nacionalismo, entidades homogéneas y los nacionalistas y la gente que cae en la trampa de sus falsas premisas ve a la Nación así, homogénea, por más que la realidad del día a día sea terca y les muestre su equivocación a cada momento, de la misma forma que los alumnos en la pizarra ven el círculo dibujado por el maestro totalmente redondo, por más que esté lleno de imperfecciones.

Una vez asumidas esas premisas contra-fácticas el resto es fácil:

Se dice; “Una Nación se define por tener una lengua propia”, se anulan mentalmente los hablantes de otras lenguas, como si no existiesen o como si fuesen meras contaminaciones contingentes de esa idealidad más perfecta. Se homogeniza la totalidad del territorio imaginariamente y uno dice; “Pues en Catalunya se da esta situación”.
Esta táctica era la misma que empleaba el rancio nacionalismo español, que minimizaba a los hablantes gallegos, vascos, catalanes, como anomalías contingentes para decir “España es una Nación y sólo una”.

Es paradójico pero esta uniformidad teórica sirve como coartada para uniformizar. Se dice; “como somos una Nación homogénea, estamos legitimados para acabar con las anomalías que contaminan esta nuestra homogeneidad ideal” (debemos tender a una Catalunya homogénea donde todos los catalanes hablemos sólo catalán). Pero esto, obviamente, es una contradicción en sí misma, pues si de verdad fuésemos un pueblo homogéneo no habría nada que uniformizar.

Si el nacionalismo de verdad defendiese las diferencias no procuraría, como hace, aplastar sus propias diferencias interiores.

lunes, octubre 08, 2007

Los trabajadores no tienen patria

“Los trabajadores no tienen patria”

Karl Marx

martes, octubre 02, 2007

Lo que eran las "llibertats històriques" para el pueblo llano.

El hecho de que las “llibertats catalanes” no eran más que privilegios de las élites se puede ver a poco que se profundice en la historia.


Un manuscrito anónimo del 1626 comentaba:

“Lo poble de Catalunya comunament té poca afecció a la generalitat, perquè no gaudeixen tots comunament d’oficis d’ella”
(“Diversos discursos sobre las cosas tocantes al servei de Déu, del Rey y bé comú de Catalunya”)…


…en una carta del Obispo de Vic al Vicecanciller en 1625 (25 años antes de la Guerra dels Segadors) se aclara como entendía el pueblo lo que ahora llamamos libertades:

“Sepa Vm. que la gente deste principado culpa mucho a todos los obispos porque no se juntan a representar todos estos males y pedir remedio, y dicen que envíe su magd. gente y los conquiste, que todos se le darán para que siente la justicia como en Castilla y les quite sus malos usos y costumbres que la impiden”

(El Vicecanciller actuaba como presidente del Consejo de Aragón, que con sede en Madrid, ministerio del Rey que estaba a cargo de los asuntos de Aragón, Cataluña, Valencia y la Cerdaña).


Las constituciones y fueros podían ser sacrosantas para algunos miembros de la clase dirigente, pero para el resto de la población no eran más que leyes que daban licencia sin restricciones a as oligarquías

Repito lo que decía ayer:
Las libertades de hoy en Catalunya son inimaginables para los catalanes del siglo XVII o XVIII, a pesar de que para el nacionalismo tradicionalista se presente esta época como una "edad dorada".

lunes, octubre 01, 2007

Tradicionalismos en el siglo XXI

La defensa a ultranza de las tradiciones que pasan a tener un valor intrínseco por el simple hecho de ser tradiciones es desde siempre lo que a caracterizado al conservadurismo. Ahora resulta, por arte de magia, que para algunos (sólo para algunos, recordemos que los partidos nacionalistas mayoritarios en Catalunya y Euskadi continúan siendo de derechas) el nacionalismo es "progresismo". ¿Son reaccionarios y no se dan cuenta?.

Ni siquiera cuando apelan a las "libertades históricas" -¡que ya es decir!- de antes de los borbones. Se piensan, quizás, que los privilegios de barones y oligarcas de los siglos XVII y XVIII eran libertades para el pueblo catalán. Las libertades de hoy (por limitadas que estén) eran inimaginables en la época (a no ser claro que fueras el duque de Cardona). Y en nacionalismo no se inventaría hasta el XIX.

¡¡¡¡Nadie hacía pintadas de "Independència o mort!" en el XVIII !!!!

jueves, septiembre 20, 2007

La anulación de la diversidad

Si el nacionalismo de verdad defendiese las diferencias no procuraría, como hace, aplastar sus propias diferencias interiores.

Lo que busca el nacionalismo es hegemonizar su sociedad, impedir la pluralidad y las diferencias. Permitir sólo las diferencias homologadas. Diferencias siempre respecto al exterior, del que se intenta impermeabilizar.

Para el nacionalismo la diferencia dentro de la propia sociedad, o Nación, está proscrita.

miércoles, septiembre 19, 2007

Permiso de reproducción

La finalidad de "Los Paseos del Meteko" no es sino aportar su granito de arena para mejorar en algo nuestra sociedad (aquella que se compone de individuos, no ningún ente abstracto).

Es para ello importante que sus ideas tengan el máximo de difusión. Así, si alguien copia alguno de los textos y lo utiliza en cualquier contexto, no sólo no pondrá ningún inconveniente, sino que se sentirá enormemente agradecido.

Siempre es preferible que, de reproducir algún texto en otro lugar, se citase la autoría de “Meteko” y a poder ser se añadiese un link al texto (por el mismo motivo, por conseguir el máximo de difusión para todos los textos). Pero queda esto al gusto de quien lo haga.

Con la ayuda en la difusión de las ideas, Meteko se da por pagado.

Gracias por adelantado.

viernes, septiembre 07, 2007

Autodeterminación en España













Imaginemos que se celebra un referéndum de autodeterminación en Catalunya. (Ese referéndum que tanto quieren los separatistas que se celebre a pesar de que se sabe perfectamente que está perdido).
Naturalmente el referéndum lo ganarían los unionistas; incluso las encuestas más favorables y manipuladas realizadas hasta hoy no le han dado mucho más de un tercio de las simpatías al separatismo en Catalunya.

Hasta aquí todos contentos, el unionismo por seguir formando parte de España, el separatismo por haber logrado su referéndum y con la esperanza más cercana de repetir la encuesta lo antes posible, así hasta que llegue un día en que el resultado les haga conformarse.
Totalmente democrático, aparentemente….

Pero ahora la ciudadanía de
España, en cuanto Totalidad, queda completamente legitimada como sujeto de Soberanía, incluso frente al independentismo (al menos el democrático).

Imaginemos que los gobernantes del Estado, después de la experiencia autodeterminadora en Catalunya, idean
otro referéndum esta vez dirigido a todo el País:

Se pone a votación la desaparición del régimen autonómico, la centralización total del Estado y, por lo tanto, la recuperación de todas las competencias cedidas por el Gobierno Central. Después de los devaneos independentistas no es una conjetura demasiado inverosímil vaticinar que la totalidad de los españoles se inclinasen por esta supresión de la Generalitat. Se acabó el “autogobierno” y todo de forma totalmente democrática.

¿…O no?.
¿No apreciará un separatista (o un unionista) enseguida, ni que sea intuitivamente, que hay en esta hipótesis algo que choca con los principios de la democracia?¿Qué es?.

Muy sencillo,
el planteamiento de un Sí o un No, ni que sea con un procedimiento formalmente democratico de una cuestión que divide fundamentalmente a una sociedad no es lo más justo socialmente. Si en una votación en Catalunya ganase la supresión del catalán de la enseñanza no sería algo democrático, por más que fuese votado por una mayoría.

Las cuestiones que dividen a una sociedad se han de solventar con medidas intermedias, que no contentarán a ninguna de las partes al 100%, pero que tampoco excluirán a ninguna de las sensibilidades,
El régimen de las autonomías fue un acuerdo de este tipo, un intento por aglutinar a centralistas y, nacionalistas y separatistas. Seguramente este régimen es muy imperfecto y debiera hoy ya ser revisado (¿Un estado federal quizás?) pero a la solución a que se llegue no puede ser por medio de la exclusión de una parte perdedora en un referéndum.

La virtud de la democracia está en que nos debe incluir a todos, por medio de un acuerdo entre las partes.
Todo intento de basar unos principios básicos en el todo o nada, que margine a unos a favor de otros, no sólo está condenado al fracaso y a fracturar la sociedad en que se produzca, es que es esencialmente anti-democrática.

miércoles, septiembre 05, 2007

No se contenta con recomendar el amor de la nación






















“A causa de esta fragilidad esencial, de esta “crisis” del Estado-Nación, el nacionalismo es una crispación reactiva y, bajo su exterioridad agresiva, atemorizada. No se contenta con recomendar el amor de la nación (cosa normal, legítima y en todo caso irreprimible), inspira una meta hegemónica y querría someterlo todo al imperativo nacional o como se dice, y dado que el nacionalismo se vincula siempre con el Estado-nación, soberanista.”

Jacques Derrida
en Papel Máquina

viernes, agosto 31, 2007

Casi el 90% de los catalanes se sienten españoles

Según el Cis el 85% de los catalanes se sienten españoles, o lo que es lo mismo, sólo un 15% no se siente español.


¿Dónde miran nuestros políticos? (me refiero a los de aquí, a los catalanes) ¿de que sectores sociales han salido para ser tan diferentes de la sociedad que representan?












En la misma encuesta:














Fuente:
CIS estudio nº 2.648 junio-julio de 2006

miércoles, agosto 29, 2007

Un mundo sin esencias o, lo que sería lo mismo, sólo con esencias particulares

Extracto de:
El deseo según Deleuze

por Maite Larrauri
Editorial Tándem.



También el juicio moral aprisiona la vida. Deleuze repite a menudo una frase de Antonin Artaud: “hay que terminar de una vez por todas con el juicio de Dios”. El juicio de Dios es el juicio trascendente, aquel que en virtud de otra vida más perfecta juzga esta vida nuestra terrenal. La trascendencia consiste en creer en una realidad superior según la cual se puede creer en una realidad superior según la cual se puede establecer lo que está bien y lo que está mal. Poca importancia tiene que esa realidad superior la situemos en los cielos, en las ideas, en el futuro, en la promesa política de un mundo mejor, en el más allá del socialismo o en lo que sea. Lo que tienen en común todas las trascendencias es la voluntad de juzgar la vida desde el exterior.

¿No hay, entonces, que juzgar en modo alguno?, ¿no es posible orientarse?, ¿sólo vivir, y vivir sin más, lo que sea y lo que venga? No es eso. Se trata de liberar la vida y de no abandonar el juicio. Para ello la vida debe ser juzgada de manera inmanente. Un juicio inmanente de la vida es un juicio realizado desde dentro mismo de la vida, sin tener en cuenta nada más que la propia vida, un juicio terrenal, hecho a base de valores estrictamente terrenales.

Empecemos por poblar el universo de seres vivos diferentes, de cuerpos particulares, y pensémoslos sin el lenguaje del ser. Dicho de otra manera, no tomar en cuenta el lenguaje del ser significa no definir un cuerpo por la especie a la que pertenece, sino por los afectos de los que es capaz: definir cada planta, cada animal, cada hombre y cada mujer de manera particular, con arreglo a aquello de lo que son capaces, es decir, con arreglo a su potencia.

La “potencia” no quiere decir aquí lo que potencialmente podría hacer un individuo por el hecho de pertenecer a una especie concreta, sino que “potencia” significa lo que realmente puede este individuo, y lo que realmente puede es lo que hace. Tomemos como ejemplo una garrapata. El mundo es inmenso y no todas las cosas afectan a todos los cuerpos vivos de la misma manera. Una garrapata se siente afectada por la luz, y por eso trepa a lo alto de un arbusto; se siente afectada por el olor, y por ello se inmoviliza en una rama y espera hasta que un cuerpo caliente pasa por debajo; y, en tercer lugar, se siente afectada por el tacto y busca la zona del cuerpo en la que incrustarse. Así pues, del conjunto del mundo, las garrapatas sólo se ven afectadas por la luz, el olor de un cuerpo caliente y el tacto de una zona del cuerpo. Pero estos afectos pertenecen a la definición de lo que es una garrapata. En cuanto nos vemos enfrentados a juzgar la vida de una particular garrapata, ésta dependerá de los encuentros con arbustos y animales de sangre caliente que el azar le depare. Y la vida de dicha garrapata será el conjunto de afectos de los que haya sido realmente capaz, esto es, su potencia no es lo que podría haber hecho, sino lo que realmente ha hecho.

La especie no nos dice lo que es un individuo, sino lo que debería de ser porque es como una esencia universal, válida para todos los individuos comprendidos en ella: tomando como ejemplo esta vez un individuo del reino vegetal, juzgo según la esencia si digo “este arbusto es un viburnum y, como tal, debe crecer hasta llegar a esta altura”. Pero si no considero la especie a la que pertenece este arbusto, sino sólo su potencia particular, no condenaré un comportamiento que no se atenga al que esperaba según la especie: quizá no arranque de un seto este viburnum sólo porque es más pequeño que los demás. (Los jardines de quienes piensan con el lenguaje del ser y juzgan con un criterio trascendente se parecen bien poco a los jardines de quienes se esfuerzan por pensar en las potencias particulares de cada planta y cada árbol).

El mundo sin esencias o, lo que sería lo mismo, sólo con esencias particulares, permite agrupaciones de otro estilo. Un caballo de tiro está más cerca de un buey que de un caballo de carreras porque la potencia de un caballo de tiro –los afectos de los que es capaz- es similar a la potencia de un buey. De nuevo aquí es cuestión de percepción, de ver la vida por el medio, por donde se mueve y transita.

Influenciado por conceptos que provienen del mundo animal y vegetal, Deleuze emplea la palabra “territorio” para referirse a la potencia particular de cada individuo. En efecto, podemos inmediatamente entender qué es el territorio de una garrapata, de un arbusto, de un caballo, de un hombre o de una mujer: es el espacio que ocupa un cuerpo vivo mediante los afectos de los que es capaz.

La potencia busca crecer y anexionarse más territorio. Los seres humanos, los animales, las plantas, poseen un territorio que no se delimita por contornos fijos, sino que está en continuo movimiento porque está determinado por la fuerza vital de cada cual. Un territorio no se delimita desde fuera, no es una propiedad privada. Cuando no actúa la violencia de los otros, el territorio crece hasta el límite de sus propias fuerzas.

Así pues, el territorio no es algo cerrado, es más bien un vector que se mueve, por lo que continuamente hay en él movimientos de desterritorialización y reterritorialización. O mejor aún, el territorio es un vector de salida del territorio. El territorio es devenir, se deja invadir o invade, se puebla, se desertiza.

Cada uno busca su propio territorio hasta cuando entra en una habitación nueva: busca el lugar en el que estará mejor. La música es siempre la expresión del territorio entendido como vector de movimiento. Deleuze nos invita a recordar en qué momentos cantamos, cuándo canturreamos, cuándo repetimos una cierta musiquilla, un estribillo como si se tratara de un ritornell. En primer lugar, lo hago cuando le doy la vuelta a mi territorio: estoy limpiando mi casa, se oye una radio al fondo, tralaralarita… En segundo lugar, cuando no estoy en mi casa, estoy fuera de mi territorio, intento volver a casa, reterritorialización, cae la noche y quiero darme ánimos. En tercer lugar, me separo de un territorio y canto “adiós, me voy y siempre llevaré en mi corazón…”, desterritorialización. La música dice lo que no se deja decir de otra manera, la vida misma cuando se mueve, cuando deviene, cuando arbolea, pajarea, gusanea. Si la potencia de los seres vivos, su capacidad de ser afectados se expresara, tararearía, cantaría la canción de su territorio, haría oír sus ritornelos.

Podemos, pues, terminar de una vez por todas con los juicios trascendentes. Si prescindimos de la especie, hacemos saltar por los aires lo que está bien y lo que está mal para todos los individuos de una especie: lo que está bien para un caballo de carreras no es lo que está bien para un caballo de tiro. Es más, si tratamos a un caballo de carreras como si fuera un caballo de labranza –suponiendo que pensáramos que eso es lo que conviene a todos los caballos- quizá lográramos al final obtener que el comportamiento del caballo de carreras fuera como el del caballo de labranza, pero habríamos obtenido un caballo de labranza triste, encerrado en un territorio que no es el suyo, con escasa capacidad vital. Por el contrario, realizar aquí un juicio inmanente es entender qué es el bien y el mal para un caballo de carreras, cuáles son las cosas que le convienen, el tipo de vida que hará que se ensanche su potencia, su territorio.

viernes, agosto 24, 2007

Desastre de las infrastructuras en Catalunya,

Montilla culpa a los debates identitarios improductivos


Montilla reconoció ayer que el desastre en el funcionamiento de las infraestructuras de Catalunya es debido a demasiados años de Gobiernos en que la Generalitat que recurría al 'discurso fácil de cargar todos los problemas a los otros'.

Además declaró: "Tenemos que reconocer que ahora pagamos demasiados años de gobiernos pasados', que a juicio de Montilla, estaban 'más obsesionados por el debate sobre la identidad que no por el debate sobre el país real y la definición estratégica de las infraestructuras necesarias'.

Montilla podrá tener muchos defectos, pero lo que no le falta es sentido común, demasiados años de pujolismo seguidos de 3 años debatiendo sobre un estatut “nacional” y no “social” han apartado a nuestros políticos de la gestión real del territorio llevándonos en la práctica a un abandono administrativo de la sociedad.

Para colmo, algunos que no quieren dejar ese discurso victimista que tan pobres frutos nos da a los catalanes. La culpa siempre es de los otros, nosotros ya gestionamos bien ¿Pero entonces cómo es posible que nada más comenzar la crisis la Generalitat tomase “medidas urgentes”? ¿En qué quedamos? ¿No hubiese sido preferible tomar esas medidas unos años antes?

Es terrible, que una comunidad como la nuestra, en teoría de las más avanzadas del país, y dónde pretendemos ser ejemplo a imitar nos encontremos en estas circunstancias.

Representantes nuestros; más trabajar y menos hacer politiquería, si no por Catalunya hacedlo por los catalanes.

P.D. Al parecer la falta de recursos económicos con que se encuentran nuestras infraestructuras en Catalunya no afectan a nuestros políticos, los de las administraciones catalanas
Nuestras infraestructuras son las que menos inversión reciben pero ellos son los políticos mejor pagados de España:
Mientras el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero cobra 89.303 euros, el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla cobra 164. 043 euros, casi el doble.

No se queda ahí todo, por ejemplo, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu cobra 177.398 euros anuales y el presidente de la Diputación de Barcelona 144.200 euros,

Todo un ejemplo de sobriedad.

viernes, agosto 10, 2007

Libertad para ser como se es*

Tener “identidad” es algo inevitable y, por sí mismo, un rasgo identitario no es ni bueno ni malo (el ser asesino es un rasgo de la identidad del que mata igual que la simpatía del simpático). Algunos de estos rasgos que nos definen nos vienen dados, queramos o no, y otros somos libres de cambiarlos. Es un derecho inviolable que cada uno sea libre de modificar estos rasgos, de ser quien quiera ser, de “hacerse a si mismo” (mientras no limite esta misma libertad a los demás).

Pero como no tener identidad es algo imposible, los problemas de identidad no comprometen tanto la identidad como tal, sino la libertad de darse uno a si mismo su propia identidad.

Es un error objetar al nacionalismo identitario que la “identidad” es algo a lo que hay que restar importancia. La defensa identitaria es muy importante, es básica. Y lo es porque lo que se está diciendo cuando hablamos de defensa de la identidad no es tanto la defensa de ser nosotros sino la de la libertad de ser como queramos ser.

Pero hemos de estar muy alerta, los ataques contra la identidad pueden provenir de muchos ámbitos y a veces estar muy velados. El principal problema identitario de Cataluña es precisamente la negación, desde instituciones y medios de comunicación, del valor de la identidad de muchos catalanes. De las instituciones y los medios se transmiten a la ciudadanía que la continúa ejerciendo. La negación es tan continua que generalmente ni siquiera somos conscientes de que se ejerce, ni por parte del que la hace ni por parte del que la recibe. Constituyen ya parte de una especie de paradigma kuhniano, de forma que sólo quien sale de él puede entender su artificialidad.

Cuando se habla de Integració al pais se está hablando de integración a un modelo identitario concreto, de forma que también se han de integrar ¡los mismos nativos del propio país!

Otro tanto sucede con el concepto Normalització, que implica la desaparición efectiva de lo anormal, es decir cualquier identidad no coincidente con la que se defiende. En los medios de comunicación se pueden oír cosas del tipo; “com diuen els espanyols (o castellans)” al citar una frase hecha, como si fuese algo ajeno y entre los oyentes no hubiese espanyols (o castellano-parlantes), o del tipo “als catalans ens han imposat el castellà”, frase esta doblemente falaz y además excluyente, porque el castellano en Catalunya se habla no porque el catalán fuese discriminado (que lo fue y en muchos aspectos lo sigue siendo) sino porque la mitad de la población lo tiene como lengua materna. Y además, se olvida, estos últimos son igual de catalanes.

Si el nacionalismo fuese sincero en su defensa de la identidad debería proteger la identidad de todos los ciudadanos que pertenecen a su “nació” y no intentar homogeneizar las identidades del país, acabando con la pluralidad de identidades.

jueves, agosto 09, 2007

Laicismo y Neutralidad Nacional

Un Estado ha de ser, para ser justo y no llevar a discriminaciones laico (Laico, no aconfesional como este nuestro). Ser laico ya supone una toma de partido (una identidad si se quiere) pero es precisamente la toma de partido por la neutralidad. Precisamente desde el catolicismo se ha criticado el laicismo por ser ya ideológico, por no ser neutral, asimilándolo a veces, al ateísmo, o como la organización que desearía el ateo. Pero esto es una falacia, el laicismo está pensado para que quepan todos, no es ni ateo, ni agnóstico, islámico ni católico. Es neutral, es el marco, el campo de juego en el que estamos todos y para que esto sea posible la religión ha de pasar de lo público a lo privado. Si nuestra sociedad es plural (en cuanto a creencias) las instituciones no pueden tomar partido.

Pues de igual forma, en cuanto a cultura y sentimiento nacional, si nuestro país es plural (tanto vale para España como para Catalunya) nuestras instituciones no pueden tomar partido.
Esto, según según parece, es ya tomar partido. También el laicismo es tomar partido. Pero es tomar partido por la neutralidad, para que todos quepan, y no por la exclusión. (Por ej. no se excluyen a los católicos, pero tampoco puede excluir a los ateos aunque sea a costa de que el país en sí deje de ser "católico")(si alguna vez un país a profesado religión alguna).

jueves, junio 28, 2007

¿Es Neutral el Nacionalismo?

Anti-Nacionalismo y No-Nacionalismo en la era PostNacional(II)

Aceptemos por un momento la premisa nacionalista de que no es posible ser "no-nacionalista", que todo "no-nacionalista" esconde de hecho a un nacionalista de distinto signo y que por el hecho de nacer se es de una nación. Y por el hecho de ser de una nación se es nacionalista.

Aplicando esta idea a un país como Catalunya el resultado es sorprendente. Equivale a decir que todos los catalanes somos nacionalistas. Pero es obvio que en Catalunya existen dos, llamémoslo, "sensibilidades nacionales" distintas. Aproximadamente la mitad (tirando a lo bajo) no son nacionalistas catalanes, luego -y siguiendo con nuestra premisa hipotética- son nacionalistas españoles.

Dado que uno no puede evitar, entonces, ser nacionalista (se es se quiera o no) es evidente que no hay una culpabilidad en serlo. El hecho de ser nacionalista no es criticable, ni mucho menos condenable.

La conclusión es que los nacionalistas debieran explicar por qué, estando en un país con dos nacionalismos diferentes, sólo es aceptable uno. El nacionalismo catalán debiera explicar por qué se margina y excluye mediáticamente pero sobretodo en su representatividad política al nacionalismo español. Si de verdad quieren un país democrático, debieran favorecer la expresión de este otro nacionalismo y la creación de partidos políticos cuya ideología fuera directamente nacionalista española.

O eso, o llegar al punto paradójico en que los partidos políticos catalanes debieran, para ser representativos de toda la sociedad catalana, ser nacionalistamente neutrales, es decir No-nacionalistas, y dejar el nacionalismo para los ciudadanos particulares.

jueves, junio 21, 2007

Intégrense en la Catalunya donde nacieron.


Diré que he nacido en un pequeño país llamado Catalunya.

Para quien no haya tenido la suerte de visitarlo, añadiré que es un país bilingüe, cosa que no quiere decir, como algunos maliciosamente quieren hacer creer, que toda la población sea bilingüe sino que está mayoritariamente compuesta por dos comunidades lingüísticas diferenciadas, con independencia de las diferentes lenguas que pueda conocer cada individuo (hay quien conoce dos, tres, cuatro lo más lenguas, como en cualquier lugar, cada caso es un mundo)

Prosigo explicando que Catalunya ya era bilingüe cuando llegué yo al mundo, cuando nacieron mis padres... Cuando nacieron todos los catalanes que estamos hoy vivos ya era un país bilingüe, aunque en diferentes proporciones (Por ejemplo, durante la Segunda República se calcula que un 30% de la población tenía el castellano como lengua materna).
Con ello quiero subrayar que nadie hoy puede decir que haya conocido una Catalunya diferente en este aspecto. La Catalunya donde nacieron ya era así.

Y sin embargo, hay por aquí algunas gentes (aunque por suerte son minoría) con las que en conversación te pueden decir, (de una forma indirecta a veces, otras veces tienen la cara dura de decírtelo directamente) que hay que “integrarse” al país. Es algo difícil de entender, es como si le dijesen al árbol que se integre al bosque...¡pero si es parte del bosque!.
Lo que entienden estas gentes por “integrarse” es que hables en una de las dos lenguas, el catalán, y dejes el castellano para casa o para los “extranjeros”.

Quiero pedir a estas gentes, catalanes como yo pero que parecen no conocer su país, que se integren. Que hagan turismo por Catalunya pero con los ojos, y los oídos, bien abiertos. Que no se dejen cegar por sus prejuicios, que no crean que sus ensoñaciones son más reales (“más Catalunya”) que la realidad misma.

Si de verdad quieren ser “muy catalanes” deben hacer un esfuerzo de integración y entender que nuestro país es diverso. Que se expresen en catalán, pero que respeten a aquellos otros catalanes que como él desean seguir manteniendo sus señas de identidad intactas, (sean éstas el catalán o el castellano).

Les recordaré, además, que la no aceptación de otras culturas es un síntoma de intolerancia y etnicismo, que se agrava cuando esta discriminación es sobre unos compatriotas con los que se convive en el día a día. Entonces esta no aceptación se convierte en auto-rechazo, porque lo que no se acepta es una parte misma de la cultura catalana.

Háganse un favor, a ustedes y a Catalunya, intégrense en nuestro país.
Gracias.

jueves, mayo 17, 2007

Mi pareja es castellanoparlante, pero no es mala persona.

L'Oracle (Catalunya Radio) de ayer. Invitan a dos inmigrantes "buenos", de esos que hablan català.

Comentario típico de uno de los tertulianos: "Se dará el caso de que habrá inmigrantes recién llegados que hablen catalán mientras los nietos de los inmigrantes españoles seguirán hablando en castellano" (se dará? ¿a caso no hay ya hoy nietos y biznietos de inmigrantes castellanoparlantes?).

Esta gente nunca entenderá que hablamos castellano porque es nuestra cultura, y que no queremos dejar de hacerlo. Que ellos nacieron en un país que ya era así. No entenderán que la "normalitat" de Catalunya es esa, ser un país bilingüe.

La presión del nacionalismo catalán es tal que una invitada inmigrante dice:

"Bé, la meva parella es castellanoparlant, pero no es dolent"

Es increíble...
...seguidamente intenta justificarle.:

"... bé, als fills ja els hi parla en català"
....un pecador pero al menos intenta redimirse..

lunes, mayo 14, 2007

Maragall viajando hacia la derecha

Que el nacionalismo, que pone el acento en la conservación de las tradiciones y las esencias , es una ideología conservadora no debería extrañar a nadie.
Tampoco es extraño , así, que con el tiempo empuje a sus seguidores, a los nacionalistas, a ser coherentes y caminar cada vez más hacia un pensamiento conservador en el resto de aspectos de la vida. Es lógico, todos los aspectos de la vida están enlazados.
Así es normal que Pascual Maragall, en su devenir ideológico, cada vez más nacionalista haya hecho, en paralelo, un viaje hacia la derecha que cada día se hace más evidente. Liberado, por fin, del partido socialista, ahora empieza a tener menos motivos para esconderlo.

La idea de Maragall es con su giro a la derecha es fundar una especie de Partido Demócrata americano a la europea.
Para Maragall el modelo ideal a copiar es el bipartidista americano, que a parte de romper con la posibilidad de representar la pluralidad social y de excluir la existencia de un auténtico partido de izquierdas , está aún más alejado de la sociedad como muy bien señala Albert Balada (PSC):
"en las primarias locales americanas, de donde salen los delegados que luego van al congreso del Partido Demócrata para escoger a los candidatos, no votan todos los ciudadanos, sino sólo una elite movilizada (...)El invento vendría a ser como si, por ejemplo, las asociaciones de vecinos de Lleida -que también son una elite movilizada pero no representativa- votasen para elegir a dos alcaldables que serían las únicas opciones entre que los leridanos podrían escoger".
Según Balada: "Maragall tiene problemas con el PSC no porque sea más progresista o más nacionalista, sino porque pretende adelantarlo por la derecha”

Algún día alguien tendría que publicar la historia oculta del Psc, como un partido en el que fueron a converger trabajadores y militantes de diferentes sensibilidades izquierdistas es controlado por unas élites pertenecientes a diferentes familias burguesas catalanas, con una mentalidad progresista en principio, pero a los que la edad y el tiempo a ido llevando a una visión del mundo mucho más conservadora y acorde con su estatus socio-economico.

lunes, mayo 07, 2007

La Lengua Vehicular como factor de exclusión cultural

El argumento que a veces se da para justificar que hay suficiente castellano en la escuela con dar la asignatura de Lengua Castellana es que lo niños catalano-parlantes que han recibido enseñanza sólo en catalán saben, de todas formas, hablar en castellano (pues lo aprenden en la calle y en la televisión).
Y es cierto.

Pero también es cierto que muchísimos castellano-parlantes o incluso extranjeros, hablan catalán sin haber dado nunca ni una sola clase en esta lengua.
De hecho no conozco
a nadie que lleve viviendo en Catalunya unos meses que no entienda perfectamente el catalán.

Lo que se olvida es que la lengua vehicular en la educación no es el idioma que los alumnos deben aprender a hablar porque no saben, sino al revés, el idioma que hablan, el que tienen como propio. Si no fuese así sería absurdo que en Alemania el idioma vehicular fuese el alemán y en Francia el francés cuando precisamente son esos idiomas los que esos niños
ya saben hablar.

Todo lo contrario, el idioma vehicular tiene la función de que el niño se sienta identificado con su colegio, de no sentirse extranjero, de reconocerse en las instituciones que le son propias. Por eso , si aceptamos que Catalunya es un país bilingüe, necesitamos una educación bilingüe, que haga conocer a los niños la realidad plural del país, la importancia de
ambos idiomas y consiga educarlos en la tolerancia y el respeto mutuo aceptando su diversidad cultural.

Entender la lengua vehicular de la educación como se entienden las asignaturas de “idiomas”, es decir, la enseñanza de una lengua a hablantes de otra que la desconocen, no sólo es absurdo, es además inútil cuando de lo que se trata es de que los niños , como si de productos manufactorados se tratase, salgan de esas “factorías” hablando esa lengua vehicular como autómatas. La prueba está en los hechos, las quejas, hoy día continuas, de que niños que han sido sometidos a la inmersión total, hablan en el “patio” sólo en castellano.

Se da el paradójico caso de que muchos castellano-parlantes e incluso inmigrantes extranjeros, que nunca recibieron enseñanza en catalán, lo hablan habitualmente mientras que niños que han sido víctimas de la inmersión no dicen, no dirán nunca una sóla frase en catalán. El motivo es claro, la lengua es un signo de
identidad individual. No es que no sepan, es que no quieren.

El problema hoy en Catalunya no está en que falte enseñanza en catalán. Todos los catalanes lo entendemos, igual que todos entendemos el castellano.
El problema está en que las instituciones no se han concienciado de que Catalunya se compone de dos culturas, hermanas, pero dos culturas. Y que ambas necesitan el mismo reconocimiento.
Lo que el colegio debe de fomentar, si no quiere acabar enturbiando nuestra sociedad es, lejos de fomentar una inmersión que genera rechazo de una lengua por parte de niños que sienten que se les impone, que considera “la lengua de las obligaciones” frente a la lengua del ocio y la familia, es fomentar la tolerancia y la comprensión de la diversidad, la aceptación de las elecciones libres del otro, de la libertad del otro, como primer paso para que el Otro nos comprenda mejor.

viernes, abril 27, 2007

Anti-Nacionalismo y No-Nacionalismo

Anti-Nacionalismo y No-Nacionalismo en la era PostNacional.(III)


NO_NACIONALISMO

Un No-Nacionalista intenta huir de las ideas y actitudes nacionalistas pero, en principio, no tiene porqué ver mal al nacionalismo en sí de uno u otro color. Es una forma de abstencionismo nacional, de estar y permanecer al margen. Si a caso de no participar si no es para mediar cuando dos nacionalismos opuestos se enfrentan, y tomar partido sólo cuando uno de ellos es ninguneado por el otro.

ANTI-NACIONALISMO

Hay Anti-Nacionalismos de dos tipos:

Uno burdo y obvio, el Anti-Nacionalismo de todo nacionalista (auto-contradicción interna que tiene que llevar todo nacionalista). Este no es que esté en contra del nacionalismo teórico (al contrario , él es un nacionalista) sino que está en contra de que los nacionalistas de otro color lo sean. El nacionalista sólo soporta su propio nacionalismo. Así todo nacionalista es un Anti-nacionalista de este tipo. Pero esto es una forma tautológica de serlo, que se entiende ya de cualquier nacionalista que lo es. De forma que, por carente de utilidad, esta idea de Anti-nacionalismo puede ser obviada.

El sentido que nos interesa aquí es el de Anti-Nacionalista que además es No-Nacionalista. Este abomina de todo nacionalismo, incluso el que sublima a su propia cultura. Es, en contraposición al Nacionalista, el Anti-Nacionalista por excelencia, el que merece este nombre.
Este Anti-Nacionalismo se caracteriza principalmente porque considera a todo nacionalismo como una ideología perniciosa, no se abstiene ni busca la equidistancia como el simple No-Nacionalista, sino que "milita" o toma partido, pues considera que en la base de todo nacionalismo hay un fondo de discriminación injusto.

El Anti-Nacionalismo no tiene porqué tener una idea preconcebida de como se ha de organizar políticamente la sociedad. En este sentido no es político, aunque siempre sea ideológico, sino más que político su ideal es socio-cultural, defiende que lo político tiene que respetar y reconocer, sea desde el ámbito que sea, las diferencias culturales de los individuos (o sus opciones personales) y que lo importante son las personas concretas y no los conceptos abstractos que sirvieron para engañar y sojuzgar, para mantener explotados, a la gente, como son los de "pueblo", "nación", "bandera",etc...

Ante todo cree que la organización del Estado ha de ser culturalmente neutral para con los ciudadanos que lo componen, cuando se da una diversidad socio-cultural, lingüística, religiosa, étnica...

La cohesión de los pueblos no se puede lograr mediante la promoción del odio al "otro", la unión porque tenemos un enemigo común. Como señala Habermas reivindicando el Estado postnacional, los estados se han de cohesionar en torno a la legislación que se dan a sí mismos, una legislación que ha de garantizar la democracia, la libertad y la igualdad de todos los ciudadanos y no entorno a unas características etno-culturales que no todos comparten.